Andar, hablar y pensar

Hoy te hablo de la importancia de respetar el desarrollo de tu hij@ y de la teoría del “andar, hablar y pensar” de Rudolf Steiner.

Al ser madre he aprendido a observar el desarrollo natural de mi hija. He tratado de no interferir en su propio proceso. No ha sido fácil y no lo he conseguido siempre.

¿Por qué no ha sido fácil?  Porque vivimos en una sociedad que cree saber más que la propia naturaleza. Siempre tiene prisa y trata de decidir lo que pueden y no pueden hacer nuestros hijos en cada momento.

Se guía por fechas y tiempos marcados como si la naturaleza actuara así también. Si el 21 de septiembre empieza el otoño nadie espera que el 20 de septiembre haga calor y estén los árboles con todas sus hojas y que el 22 de septiembre ya se hayan caído y haga frío. Todo tiene su proceso y sus tiempos. Nuestros bebés también.

Sin embargo, cuando te dicen que un bebé suele gatear a los 6 meses , a los 5 meses y 28 días ya estás presionándolo consciente o inconscientemente para que lo haga, o al menos, te preocupa si no lo hace.

Quieres que caminen antes del año porque hay bebés que lo hacen a los 9 o 10 meses (aunque con 17 meses también sea totalmente normal).

Bebé iniciando el gesto de gatear

 

En cuanto se ponen de pie lo llevas de las manos para que den sus primeros pasos, (cómo han hecho con Estrella hoy mismo) en vez de confiar en su propia capacidad para hacerlo. No tienes la suficiente paciencia para esperar a que esté realmente preparado para que lo haga por sí mismo.Y aunque tú la tengas, (que probablemente sí), quizás tu pareja o tus padres o tus suegros no, y quieran acelerar el proceso.

Estrella tiene 11 meses y no gatea, y reconozco que sucumbí a pensamientos de duda y preocupación ante la insistencia de familiares acerca del tema. Las comparaciones también son frecuentes. Y es que estamos demasiado rodeados por esas ganas de hacerlo todo rápido.

Cuando estaba embarazada de Estrella, inicié una formación para ser Madre de Día. En uno de los seminarios nos propusieron leer una conferencia de Rudolf Steiner titulada “Andar, hablar y pensar” (10 de agosto de 1923). Lo que leí tuvo mucho sentido para mí y lo quiero compartir contigo.

Qué dice Rudolf Steiner sobre esto…

Cuando un niño comienza a caminar significa que ya domina el equilibrio en el espacio. Al conseguir la postura erguida adapta sus piernas, brazos y manos a las leyes de la gravedad y éstos lo mantiene en equilibrio.

“Si comenzamos a ejercer violencia para acelerar lo que la naturaleza humana pretende; si no comprendemos que hay que dejarla en libertad, actuando nosotros como simples auxiliares, dañamos el organismo del niño para toda su vida.”

Emmi Pikler, médica húngara, también aboga por un acompañamiento no intervencionista para un sano desarrollo autónomo del niño.

Y es que permitir que logren las cosas por sí mismos refuerza su autoestima y su confianza.

Rudolf Steiner habla de la calidad del ambiente en el que educamos a nuestros hijos, siendo éste lo más importante sobre todo en el primer septenio (hasta los 7 años).

Cuando habla de ambiente se refiere a nuestra actitud mental y afectiva ya que los bebés lo sienten y perciben todo lo que está a su alrededor, por algo dicen que son como esponjas. Por eso, si pensamos que ya debería gatear o caminar, o si realmente no aceptas los tiempos de su evolución, de algún modo él lo percibe.

Es decir, que debemos ser veraces y que nuestros pensamientos y sentimientos se correspondan con nuestros actos. Esto también es sumamente importante para el posterior desarrollo del habla y del pensar de nuestros hijos  (de esto te hablaré en otro post).

Steiner propone acompañar todo este proceso desde el amor a la naturaleza humana, observando cómo se adapta el organismo del bebé para conseguir la posición vertical y andar, como meros auxiliares. Sólo así, generaremos energías que aportan salud.

Sin intervenir. Únicamente acompañando.

Podéis encontrar esta conferencia en el libro titulado “El primer septenio. La Educación Preescolar según las Enseñanzas de Rudolf Steiner.”

Libro Primer Septenio

Además de esta conferencia de Rudolf Steiner hay otras muy interesantes sobre todos los aspectos que nos interesan de los primeros años de nuestros peques.

 

¿Tú cómo has vivido este con tu bebé? O si aún no ha llegado ese momento, ¿Cómo tienes pensado acompañarlo?

6 comentarios

  • Conchi martinez garcia

    Todo q dices tiene mucho sentido. Ahora lo compreendo ,pues era muy joven cuando te tuve a ti y no tenia ni la mitad de conocimiento q tienes.y hice lo mejor q pude y eso si con mucho amor y dedicacion. Estoy muy orgullosa de ti por tu forma de escribir,hablar y luchar por todo q tu quieres. Eres muy grande y especial. Te quiero mmmmmmm.

  • Ya gateará, ya…😉

  • Cuánto aprendemos!!! De verdad, tanto mini Javi cómo yo, no podemos dejar de daros las gracias por todo lo que nos estáis enseñando vosotras dos. Menos mal que nos encontramos aquel día, no sé qué hubiera sido de nosotros, sin vosotras… así que…. “Cuál es el plan?” Pues seguir aprendiendo y creciendo de una manera totalmente distinta a la que pensaba, pero que sé y estoy muy segura, de que es la mejor. Gracias, gracias y gracias!

    • Gracias a ti, Tama, por dedicarnos estas palabras. Solamente por saber que os hemos ayudado en algo, por muy poquito que fuera, ya ha hecho que el camino mereciera la pena. Nosotras también queremos seguir aprendiendo mucho con vosotros y compartiendo todo esto que nos enseñan nuestros hijos, nuestros pequeños grandes maestros. Un abrazo de esos con mucho sentimiento 🙂

Responder a arianegoes Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *