La importancia de la música

La importancia de la música desde la base es bien conocido. Hoy te hablo un poco más sobre esto.

Yo nunca he sido buena cantando canciones. Las transformaba todas cambiándoles completamente el ritmo y no entendía bien el por qué.

Pensando en mi propia infancia y tratando de comprender el motivo me he dado cuenta de que mis padres no cantaban demasiado, aún a día de hoy no suelen hacerlo. Mi madre cuando intenta cantarle a su nieta, tampoco es capaz de hacerlo con ritmo. Tal vez a ella tampoco le cantaron cuando era pequeña. Hay que recordar que los niños aprenden por imitación.

Cuando me quedé embarazada tuve la necesidad de “estudiar” canciones infantiles para poder cantárselas a mi hija. ¡Había mucho trabajo por delante! Quise aprenderme canciones en gallego, en español y también en portugués (ya os comenté aquí mi procedencia). Cuando cantaba las brasileñas no me sorprendió que lo hiciera mucho mejor (en cuestión de ritmo) que las españolas o gallegas ya que son parte de mis raíces y seguramente habré escuchado y cantado más canciones infantiles allá que aquí.

Con todo esto quiero hablar sobre la importancia de la música en la vida en general, y en la primera infancia principalmente.

Las pinceladas que te ofrezco sobre este tema están sacadas en su mayor parte de apuntes ofrecidos por Inés Gámez (ya te hablé de ella aquí). Espero que te sirvan:

  • Es más importante cantar mal que no cantar. Este tal vez es tu miedo o el motivo por el que no cantas. Lo importante es hacerlo con alegría. Canta y baila, incluso toca instrumentos, por muy sencillos que sean.
  • La experiencia musical significa escucha y empieza ya en el estado embrionario. En el cuarto mes y medio tu bebé de gestación presenta un oído completamente formado. Desde entonces escucha un sinfín de sonidos protegido por ese líquido que le envuelve, en el que sólo penetran los tonos más agudos. Sin embargo, el latido de tu corazón, tu respiración y tu voz son los sonidos que más escucha y son los que conectan a tu bebé a la realidad exterior, por eso al nacer es tan importante que escuche tu voz, de otro modo se sentiría perdido.
  • A través de los ritmos de las canciones reforzamos la contracción y la expansión del diafragma de nuestros bebés.
  • Cantar canciones infantiles clásicas de tu tierra le hablan a tu niño de lo que es suyo, de su historia y de sus raíces. Forman parte de él, por lo que no debería perderse.
  • A través de canciones escuchadas a través de la radio, CD’s, televisión,etc… no sienten de la misma manera el ritmo. Siempre suena igual, por lo que no está vivo, está fijo. Siempre será mejor que le cantes tú o cualquier otra persona.

Cómo nos enfrentamos nosotros a este reto musical…

 

Cómo te dije, me puse a “estudiar” en el embarazo para tener repertorio musical para mi hija. No me ha sido nada fácil ya que partía prácticamente de cero. Estas son algunas de las canciones que forman parte hoy en día de nuestro repertorio.

  • Canciones infantiles como: “el patio de mi casa”, “pimpón es un muñeco”, “que llueva que llueva”, “don pirulí”, “susanita tiene un ratón”, “barquito de cáscara de nuez“, “en la lancha de Tolín”, etc…
  • Canciones en gallego: “esta nena teñe sino”, todas las canciones de “contos en cantos” de Almudena Janeiro como “chocolata“. También mamá cabra, etc…
  • Canciones en brasileño: “Ciranda cirandinha“, “formiguinha“, “cai cai balão“, “fui no tororó“,etc…
  • Canciones, rimas y juegos de dedos de Tamara Chubarovsky. He incluido muchas rimas y también canciones que forman parte de cuentos que propone en su libro “Cuentos para oír, ver y sentir”. Me gustan tanto que las canto muy a menudo.

libro y cds de tamara chubarovsky

Tanto el libro como los cds puedes encontrarlos aquí.

Con todas estas canciones y algunas más lo que me gusta hacer es asignar cada canción a un momento del día que esté relacionado. Por ejemplo:

  • Cuando nos despertamos suelo cantar una que nos gusta mucho que he descubierto hace poco en este vídeo (en el minuto 3:48). Además lo hago con los gestos y ella suele prestar mucha atención. Si no estás acostumbrado a este tipo de canciones puede que te suene raro al principio pero inténtalo y puede que te guste.
  • En la hora del baño recurro a la de “pimpón es un muñeco” porque habla de que se está lavando y peinando. “Don pirulí” también me vale o un “barquito de cáscara de nuez”. Es decir, canciones que tengan el agua como elemento principal o que hablen de lo que estamos haciendo en ese momento.
  • Para dormir suelo cantarle la de “esta nena teñe sono” o también para ir introduciéndole la noche una que dice: “arde lucecita, brilla sin igual, en la noche oscura me has de alumbrar”. Esta la encuentras en el libro de Tamara Chubarovsky que te comenté antes. En su canal de youtube podrás ver muchas cosas interesantes.
  • Utilizo también muchas rimas y las sitúo del mismo modo. También tengo en cuenta las estaciones y si llueve o hace sol. De este modo, a través de la música o de las rimas, pongo en relación lo que está ocurriendo. Es otra manera de transmitirle las cosas y de que vaya interiorizando los cambios de estación, o los diferentes tiempos del día. Como ejemplo de rimas a Estrella le hace mucha gracia la del pollito. Verás que es de lo más sencillo pero tiene mucha sonoridad y eso les suele gustar.

Esto es lo que hago yo, no significa que sea lo que tengas que hacer tú, solo si así lo sientes. Hay días que me sale más fácilmente cantar y otros que me cuesta más, pero siempre trato de ofrecerle alguna canción al día. Quiero decirte que he mejorado muchísimo en cuestión de ritmo así que todo es practicable y memorable. !Merece la pena intentarlo¡

Si tú cantas mucho en tu día a día me encantaría saber qué canciones sueles usar, y si eres de las que canta poquito o nada anímate a intentarlo una vez al día y vete incrementando el número de veces poquito a poco. 

 

 

 

5 comentarios

Responder a arianegoes Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *