Objetos y desorden

Con dos mudanzas y una reforma en menos de un año he reflexionado mucho acerca de la importancia de los objetos que nos rodean.

Cuando realizas una mudanza pones en análisis todo lo que tienes y si verdaderamente te hace feliz. El por qué lo conservas, el qué te aporta y si quieres seguir teniéndolo en tu vida.

Reconozco que tiendo a acumular mucho sobre todo por mi trabajo, tengo montones y montones de materiales de arte, objetos que guardo para reciclar y darle nueva vida, libros de artistas y de estudio, etc.

Si le sumamos la ropa, cosas de cocina y de baño , y ahora también juguetes y las cosas de mi peque, os imaginaréis que agobio es tener que mudarse y convivir con todo eso.

No ha sido una época fácil, y el estar donde estamos ahora tampoco me hace muy feliz, aunque sea temporal.

De todos modos, siempre me ha obsesionado la acumulación de cosas ya que vengo de una familia donde la matriarca ha pasado por una guerra y tiende a guardar “por si acaso”. No por acaso mi proyecto fin de carrera lo hice sobre este asunto.

Espacio 2. Ariane Góes.

En medio de la mudanza decidí leer el libro de Marie Kondo, “La magia del orden” para ver si sacaba conclusiones provechosas para mi situación actual y quiero compartir contigo las cosas que me han valido y resonado de la filosofía de esta gurú del orden.

Lo que ha calado en mí:

  • La importancia de vivir solamente con aquello que te hace feliz.
  • La manera de ordenar las cosas de tal manera que cuando debas buscar algo apenas gastes tiempo en encontrarlas.
  • La energía de las cosas y de la casa. El tratar todas tus pertenencias con respeto y cariño.

Si tuviera que resumirlo en tres puntos creo que serían esos los más importantes. Y ahora quiero explicártelos un poco más.

  • La importancia de vivir solamente con aquello que te hace feliz.

Marie Kondo recomienda hacer una limpieza exhaustiva dividiendo tus pertenencias por categorías. La primera categoría por la que se debería empezar sería la ropa, acabando por la más complicada, los objetos de valor emocional.

Empezando por la ropa, pondremos toda la ropa que haya por casa en un montón en el suelo para ver en volumen la cantidad de cosas pertenecientes a esa categoría que poseemos. Y ahora lo interesante, cogeremos prenda a prenda y le haremos pasar la prueba de la felicidad. Colocaremos cada prenda cerca del corazón y tendremos que sentir si nos hace felices o no. Puede sonar extraño pero yo también creo que impregnamos a los objetos de nuestras emociones y energías, por lo que si conectamos con ese objeto podremos saber si nos transmite felicidad o no. Si nos cuesta podremos hacer el juego de simplemente seleccionar las tres prendas de todo el montón de ropa que nos guste más y que nos de alegría.

Cuánta ropa tienes que no te apasiona ni te gusta pero que la sigues teniendo por si acaso te la pones o necesitas algún día? Todo eso es una carga que llevas a cuesta dentro de tu propia casa.

Tal y como hicimos con la ropa hay que hacerlo con todo lo demás: libros, vajilla, elementos de escritorio, objetos personales,etc.

Y si hay cosas que no te hacen feliz pero que necesitas y no puedes deshacerte de ellas Marie Kondo propone que le dediquemos palabras de agradecimiento y veamos en ellas cosas buenas y positivas para poder convivir con ellas sin alterarnos ni restar felicidad.

Espacio 1. Ariane Góes.
  • La manera de ordenar las cosas para encontrarlas rápidamente.

Este es otro punto que me interesó mucho. A veces tardo mucho en encontrar algo porque no sé donde lo puse por última vez. Ella propone que organicemos todo según categorías y materiales, de tal manera que la ropa y las cosas de tela estén juntas, los libros y papeles también, etc. Aunque si hay algo  muy específico de una zona, por ejemplo, libros de recetas, pueden estar separados de los otros.

Y el último punto y para mí más importante es el de tratar todas tus pertenencias e incluso tu casa con respeto y agradecimiento.

Cuando te gusta lo que tienes lo tratas con cariño y si pones el foco en todo lo que hacen las cosas que posees por ti y por tu familia, deberías tratarlas con respeto.

Esto a mí ya ha empezado a calar y cambiar algunas cosas.

Reconozco que desde algún tiempo, por falta de tiempo y cambio de prioridades he cambiado bastante la manera que tengo de relacionarme con la ropa, por ejemplo. Me vestía lo primero que encontraba y notaba que no me sentía bien conmigo misma porque no la escogía con ningún cariño.

Todo se resume en poner más consciencia en las cosas y también en nuestra relación con ellas.

Por lo que a mí respecta, ya he empezado a cambiar ciertas cosas en mi casa y vida, pero el verdadero cambio vendrá cuando terminemos la reforma y pueda analizar verdaderamente todo lo que tenemos en casa y decida con qué quedarme. Estoy deseando hacerlo y llegar a casa y sentirme feliz en ella y no agobiada por la cantidad de cosas que hay, la mayoría arrastradas desde hace mucho tiempo por no tener el valor de desecharlas por sentirme culpable.  Este aspecto es también muy importante. Cuando te vayas a deshacer de algo agradécele el tiempo que ha estado contigo y despídelo con respeto. Eso reduce tu culpabilidad y ayuda a no sufrir el efecto rebote de volver a acumular cosas que no te hagan feliz.

Esta gurú del orden también tiene una manera muy particular de doblar la ropa, de ordenar las cosas que son muy interesantes. Yo he hecho la prueba con los cajones de las camisetas y me ha resultado genial. De la manera que ella lo propone ves a simple vista todas las camisetas que tienes porque las doblas y guardas en vertical, en vez de en horizontal. Me he puesto este último mes más ropa de la que normalmente me pongo porque solía coger siempre la primera que encontraba en la pila de ropa doblada en el cajón porque no veía las demás y cuando buscaba entre las camisetas acababan siempre arrugadas y mal dobladas porque no se mantenían. Te animo a que eches un vistazo a algún vídeo de youtube donde lo explican para valorar si es una buena opción para ti.

Y todo esto, además de por la mudanza y reforma también ha surgido por querer aportarle a mi hija ese orden sano y esa felicidad y amor por lo que tenemos, para que aprenda a valorar las cosas y a tratarlas con  cariño. Y como nunca podemos dar lo que no tenemos pues tendré que tomar conciencia de mis carencias o necesidades y tratar de cubrirlas para poder transmitirle también esas ganas de ser mejor persona siempre.

Si algo te ha resonado y sientes que es tiempo de hacer una limpieza y cambiar tu relación con lo que te rodea puedes leer los libros de Marie Kondo y ver hasta donde te llevan. Tiene dos: “La magia del orden” y “La felicidad después del orden” . El último está ilustrado y es más acerca del almacenamiento de las cosas, la manera de guardarlas y organizarlas.

Hay más libros sobre estos temas y tengo dos pendientes que te comento por si te apetece leerlos y también compartir tus impresiones conmigo: “El arte de ordenar para niños” de Nagisa Tatsumi y “El arte de tirar” de la misma autora.

Y por supuesto, si te ha valido, compártelo para que llegue a más gente que lo pueda necesitar.

¿Y tú? ¿Cómo te relacionas con lo que te rodea? 

 

 

 

 

 

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *