Pastel de Pascua

¡Ñam, ñam!Hoy te traigo la receta del Pastel de Pascua. A nosotras nos ha encantado.

En unos días es Pascua y este año estoy empezando a instaurar rituales y tradiciones como el de hacer la vela con cera de abeja natural que te contaba en el anterior artículo.

Compré hace unas semanas varios libros sobre la primavera y alguno en concreto sobre la Pascua para tener en la tienda, pero claro, antes hay que leerlos y tienen que pasar el control más exhaustivo de mi peque. Y hubo uno que me pedía todas las noches, bueno, en realidad dos: uno es ¿Queda sitio para mí? que realmente es precioso, y el de Érase una liebre de Pascua. 

En éste último viene una receta al final del libro y también un tutorial para hacer una liebre de Pascua.

Nos encanta cocinar juntas. Los domingos que estamos en casa podemos hacer un montón de recetas (nuestro récord está en un bizcocho + dos tipos diferentes de galletas + la comida y cena). Yo soy más de cocinar postres, galletas, bizcochos, pero con su papá cocina muchas otras cosas, el martes por ejemplo es el día de la pizza y la preparan ellos juntos incluyendo la masa que la hacen casera. Ella amasa y estira su propia mini pizza y eso hace que coma un poquito (es de comer muy muy poco, pero cuando cocina ella come más, ¿le pasa esto a tu peque?).

Además, se aprende sobre tantas cosas cocinando:

  • Sobre proporciones, matemáticas.
  • Sobre el esfuerzo.
  • Sobre el valor de la comida.
  • También sobre la espera, los tiempos, la paciencia. No está hecho por lo que hay que esperar hasta poder comerlo.
  • Es bueno para el desarrollo de su autonomía.
  • El compartir tiempo en familia cocinando refuerza vínculos y mejora el entendimiento (como muchas otras actividades en familia)
  • Al participar tan activamente poniendo todos los ingredientes, mezclando, vertiendo, etc., refuerza su autoestima y la confianza en ella misma.

Reconozco que la torre de aprendizaje es de gran ayuda para esto ya que ella siempre que está en la cocina está subida a su torre del dragón como le llama ella y viendo todo lo que hacemos y participando en todo lo que pueda/quiera.

Al principio lo que más le gustaba era subir y bajar de la torre pero a medida que fue creciendo fue participando más en la hora de preparar la comida. Ahora tiene 2 años y 4 meses y es increíble todo lo que hacemos en la cocina juntas.

Y por todo eso hoy te traigo esta receta, pero con varias modificaciones.

La receta original lleva:

  • 5 huevos
  • 10 gramos de levadura
  • 175 gramos de azúcar
  • 50 gramos de mantequilla
  • La piel rallada de 1/2 limón
  • y 175 gramos de harina

Sin embargo, yo siempre modifico las recetas sustituyendo algunos ingredientes menos sanos por otros más saludables. Entonces mi receta quedaría así:

  • 5 huevos
  • 10 gramos de levadura
  • 80 gramos de panela
  • 50 gramos de mantequilla
  • la piel rallada de 1/2 limón
  • y 175 gramos de harina de espelta

Ya casi nunca hago ningún bizcocho o galletas con harina de trigo o con azúcar y suelo sustituir esos ingredientes por otro tipo de harina más nutritiva y por panela (poniéndole solo la mitad o menos de la mitad de la cantidad original).

Preparación:

Mezclar todos los ingredientes menos la levadura. Tratar de que no queden grumos de harina.

Añadir la levadura mezclándola con una cuchara.

Dejar reposar la masa 30 minutos. Mientras, precalentar el horno a 180 grados y untar un molde con harina o mantequilla.

Verter la mezcla en el molde y ponerlo en el horno sobre alrededor de 20 minutos, depende del horno, en el mío es un poquito más de tiempo.

Dejar enfriar.

Podéis hacerle alguna decoración o cobertura. Yo preferí dejarlo a modo bizcocho para no sumar ingredientes pecaminosos, jeje, porque sé que mi hija tiraría al chocolate (igual que la madre).

Si haces este pastel espero que me cuentes qué tal te ha quedado. ¿Qué tradiciones o rituales tenéis en casa para esta época del año?

Un comentario

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *