Talleres Cera de Colores

Hoy quiero explicarte en qué consisten los talleres que imparto y cómo transcurren.

Infelizmente hoy en día encuentro en mis talleres a muchos niños que están bloqueados creativamente. Incapaces de crear por sí mismos, de imaginar o, al menos de exteriorizar esas imágenes. Además de la parte física, la que corresponde a la psicomotricidad fina, también existen un montón de bloqueos emocionales en relación a esto.

Las propuestas que hago en estos talleres son sobre todo para buscar ese desbloqueo necesario. Trato que el niño que constantemente dice: “no sé dibujar”, “es que yo dibujo mal”,  se permita crear y jugar con los colores dejando esas autocríticas a un lado. Autocríticas normalmente generadas por personas externas.

Un niño por sí mismo es muy difícil que llegue a esas conclusiones sobre sus propios dibujos sino es a raíz de comentarios o acciones provenientes de personas importantes para él (familia, profesores, amigos…).

Debido a esa nueva creencia de que él no sabe ni sabrá jamás dibujar, pintar o simplemente crear se niega la posibilidad de intentarlo, tiene miedo a plasmar algo en el papel porque no quiere encontrarse con esa “realidad” así que simplemente deja de hacerlo o lo hace tan tímidamente y sufriendo tanto la posible crítica o comentario que anula la capacidad de expresarse libremente.

No sé si alguna vez fuiste a clases de pintura alguna vez cuando eras pequeño. Yo sí. Y también las impartí, así que pude ver qué ocurría desde todas las perspectivas (como niña, como profesora y también experimenté el comportamiento de mis padres y de los padres de los niños a los impartía esas clases).

Lo que me ocurrió a mí y a muchísimos niños en esas clases que recibí de pequeña fue básicamente lo siguiente. Llegué el primer día y me dijeron que tenía que escoger una lámina de algún cuadro que quisiera pintar. Esas láminas estaban en una carpeta enorme donde había cientos de láminas de cuadros de otros pintores. Una vez había escogido la lámina la profesora me decía si era muy complicado para mí o no. Cuando ya estaba decidido el cuadro que iba a pintar tenía que copiarlo tal cual en el lienzo.  Y cuando ya tocaba entrar en el color tenías que hacerlo lo más fielmente a esa lámina, así que la profesora iba corrigiéndote pintando en tu propio cuadro (cosa que a mí me molestaba profundamente).

Bien, una vez entras en la dinámica de copiar y no crear, es muy difícil que tengas la habilidad de hacerlo más adelante. Hay algo que se pierde por el camino. Yo recortaba todos los dibujos e imágenes de cuadros que me gustaban de diferentes revistas para hacer mi propia colección de “láminas” para posteriormente copiarlas. Esto es un ejemplo de las consecuencias que puede llegar a tener, los hábitos que se pueden crear. Claro está que con mucho esfuerzo y conciencia es posible trabajar en ello y volver a la parte creativa.

Hablemos de la actitud de los padres. Muchos, mandan a sus niños a estas clases con alguna indicación del tipo: “me gustaría que pintaras un bodegón para colgar en el salón”. Y los niños, que sabemos que lo que más quieren en este mundo es complacer a sus seres queridos, llegan a clase y cuando la profesora pregunta: “¿qué te gustaría pintar (en relación a esas láminas)?” contestan: “me gustaría pintar un bodegón”.

Cuando empecé a dar clases particulares de pintura a una niña, el primer día le pregunté: ¿Qué te gustaría pintar?  y ella me sacó una imagen de un cuadro que le había dado su madre y me dijo: “esto”. Era la imagen de una mujer de espalda desnuda tapada con unas sábanas. Y yo le insistí y volví a preguntar si era eso lo que ELLA realmente quería pintar y la respuesta fue: no, a mí me gustaría pintar una casa.  Bien, pues lo que hizo fue dibujar y pintar una casa. ¡Qué feliz se puso por poder crear algo por sí misma!

Y te he contado todo esto para decirte que en mis talleres y clases jamás se pintará lo que los familiares quieren para su salón y sí lo que el niño necesita para su sano desarrollo.

En realidad no son clases de pintura sino talleres de creatividad, de expresión y arteterapéuticos.

Mis talleres con los peques

Cada taller es único pero por lo general, en todos, trato de tener como un esquema.

Empezamos con una canción y terminamos con la misma o una diferente para cerrar el taller. La canción del inicio siempre ayuda a crear conciencia de grupo, a aproximarnos unos a otros y a entrar en el trabajo que se propondrá de manera más abierta.

Los talleres de verano suelen ser talleres independientes unos de otros ya que no tienen una continuidad. Los peques tanto pueden venir todo el mes como un día solamente. Esto hace que busque sobre todo ese desbloqueo e impulso hacia la creación posterior. Algo que ya les deje una pequeña huella para poder continuar por sí mismos en otro momento.

Sin embargo, en los talleres que imparto durante el curso escolar se requiere una continuidad. Los niños asistirán durante varios meses, por los que el trabajo podrá ser más profundo y duradero. Puedo conocer a los niños, sus patologías, sus temperamentos (te hablé de ellos aquí), sus necesidades y en función de eso, proponer actividades individuales o grupales que potencien y mejoren los aspectos necesarios en cada niño, siempre respetando su individualidad y sus particularidades.

Muchos de mis talleres comparten actividades de la Pedagogía Waldorf así como en ocasiones trabajaremos con propuestas arteterapéuticas, no tan solo para recuperar la salud perdida en caso de que sea así, sino también y lo que es más importante, generar salud.

Siempre tengo en cuenta la estación del año en la que estamos y como nos influye y envuelve. Propongo actividades que estén en estrecha relación con la que corresponda. Hoy en día, y más viviendo en la ciudad, perdemos la conexión con la naturaleza y me parece importante dirigir la mirada hacia ella y tenerla presente en las actividades que realizamos.

En estos talleres podremos hacer elementos para la mesa de estación (explicando previamente en qué consiste). Estos elementos pueden ser: un animal realizado en fieltro, hojas o piedras pintadas, alguna figura en lana cardada, etc…

Trabajaremos con la técnica de la acuarela mojada (la misma empleada en las escuelas Waldorf), pasteles, grafito, arcilla, así como también con técnicas y ejercicios que les ayudarán a desarrollar habilidad manual y dedos ágiles ya que: “dedos ágiles , pensamiento ágil”

En ocasiones también trabajaremos a partir de cuentos, que me parecen una herramienta maravillosa para impulsar una actividad o iniciar un debate que nos lleve a ella.

Y haremos tanto trabajos grupales como individuales, pondremos en común lo experimentado logrando una conciencia de grupo y ayudando a desarrollar la empatía.

Mis talleres con los no tan peques

En septiembre empezaré con grupos de arteterapia para jóvenes y adultos.

En estos talleres realizaremos un trabajo profundo de autoconocimiento y búsqueda de la salud. Habrá propuestas comunes a todos pero también propuestas más concretas y específicas para cada participante en función de su situación vital y sus necesidades.

Por ello será necesario un primer encuentro para conocer a cada “alumno” y así poder ofrecerle lo que realmente necesita.

Calendario talleres curso 2017/2018

Tendré unos talleres fijos de lunes a jueves. Los viernes, sábados y domingos estarán disponibles para talleres puntuales y concretos como los que llevo haciendo durante este año. En el facebook de Cera de Colores podrás tener un seguimiento de todos los talleres impartidos y los que vendrán.

Los grupos de Arteterapia son para adultos inicialmente pero no está cerrado. De todos modos, si tienes cualquier duda escríbeme a ceradecolores@gmail.com y te las resolveré encantada.

 

Espero poder verte en alguno de mis talleres.

 

¿Qué te parecen las propuestas y este tipo de talleres? Me encantaría saber tu opinión.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *